Tratamiento y mantenimiento de una piscina

mantenimiento de una piscina
No te pierdas en esta breve guía cómo realizar el tratamiento correcto del agua de nuestra piscina y qué productos químicos son necesarios en cada fase.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El tratamiento y mantenimiento de una piscina, implica el uso de químicos del agua y consiste en aplicar los productos necesarios que garanticen la conservación, higiene y transparencia perfecta del agua. 

Al iniciar la temporada es necesario realizar una puesta en marcha de la piscina. No te pierdas ningún consejo de los que te ofrecemos a continuación para evitar problemas en la época de baño. Procedimientos como comprobar que el equipo de filtración de su piscina (bomba, filtro, etc.) funcione correctamente, subsanar cualquier deterioro físico que haya podido ocurrir durante el invierno, ver si existen fugas o pérdidas de agua, etc.

Se acercan las altas temperaturas y es importante estar preparados para disfrutar de ese esperado chapuzón. 

como mantener una piscina

MANTENIMIENTO DE UNA PISCINA: ANÁLISIS

Antes de comenzar y hablar de los distintos químicos que afectan al agua y la calidad de tu piscina, te hablaremos y recomendaremos algunos tests para analizar la calidad del agua. Es importante que todo aquel con piscina tenga estos Kits a mano para realizar controles con regularidad. 

  • Tiras analíticas. Este método es la manera más sencilla de realizar este control. Consiste en unas tiras de papel indicador que cambia de color en función del pH, alcalinidad, cloro, etc., del agua en que se sumergen. 
  • Kit análisis PH-CLORO. Esta opción es más exacta y consiste en rellenar cada sección del kit con el agua de la piscina. Una vez tengamos este paso realizado, añadiremos las gotitas correspondientes a cada compartimento y agitamos para conseguir una mezcla homogénea. Cuando coincida el valor del agua que se ha coloreado y el área del color analizador que nos indica los valores de pH en el que se encuentran, obtendrán el resultado del análisis.

Tenemos una serie de Kits analizadores que le pueden interesar.

AJUSTAR EL PH DEL AGUA

Una vez hemos hablado sobre los métodos para analizar el agua, hablaremos sobre qué vamos a analizar. Comenzaremos con el pH por ser uno de los indicadores más importantes. El pH es el encargado de indicar la concentración de iones H + del agua y determina su carácter ácido o básico. 

Se expresa con una escala entre los valores 0 y 14. Su nivel óptimo se sitúa entre 7,2 y 7,6. Tener el pH en este intervalo no sólo es bueno para tener el agua en las mejores condiciones y poder controlar el nivel de cloro, sino que también es ideal para la piel y ojos.

Un pH reducido o elevado disminuye considerablemente el efecto de desinfección. Para realizar un correcto control de estos niveles, necesitarás los Kits de los que ya hemos hablado. 

Es recomendable realizar este control diariamente para mantener los valores entre 7,2 y 7,6 utilizando si fuera necesario reductores o incrementadores de pH.

En el supuesto caso de tener un valor de pH inferior del 7,2 necesitaremos incrementadores de pH. Si por el contrario tenemos el pH superior a 7,6 vamos a necesitar reductores de pH.

LA DESINFECCIÓN DEL AGUA: EL CLORO

El siguiente paso es mantener el agua de nuestra piscina en condiciones óptimas. Es fundamental para evitar posibles problemas de salud. Aunque a simple vista el agua parezca cristalina, existen determinados microorganismos que debemos eliminar realizando una correcta desinfección con cloro

El cloro es el encargado de desinfectar y eliminar de manera eficaz un amplio rango de microorganismos que se encuentran depositados en el agua. Existen diferentes tipos de cloro que iremos explicando a lo largo de este artículo:

  • Cloro lento o de mantenimiento es imprescindible para realizar una desinfección continua del agua, tanto en grano como en tableta, aunque con tableta resulta más sencilla su dosificación (colocar la pastilla en el skimmer o clorador flotante, y gradualmente irá desprendiendo todo su poder desinfectante).
  • Cloro rápido o de choque sirve para la recuperación del agua si ésta ha sido descuidada, después de una gran afluencia de bañistas o bien por mal tiempo. Ten este tipo de cloro siempre a mano para emergencias. 
  • Tabletas multiacción le ofrece una acción desinfectante, floculante y antialgas en un mismo producto. Nos puede facilitar mucho la vida en momentos puntuales para no estar pendientes del mantenimiento de la piscina. 

MANTENIMIENTO ÓPTIMO DEL AGUA: AGUA TURBIA Y ALGAS

Una vez desinfectada el agua, es necesario protegerla. En ocasiones el agua pierde transparencia al aparecer ciertos microorganismos, como algas, materia orgánica, bacterias, polvo, barro de lluvia, etc. 

Por ello, el uso de productos de mantenimiento ayuda a que el agua esté en condiciones óptimas, evitando la multiplicación de algas o la aparición de espuma. Entre este tipo de productos tenemos: 

Floculantes o clarificadores (aguas turbias). 

Son productos químicos, encargados de ayudar al filtro y/o skimmer a la absorción de las partículas más pequeñas, agrupandolas y facilitando su recogida con el limpiafondo. Con la aplicación de este tipo de productos evitamos que el agua se vuelva turbia y la aparición de espuma. Además, elimina restos de aceites y cremas solares. 

Si queremos conseguir un agua transparente recomendamos utilizar productos clarificadores semanalmente. Encontrará un apartado de floculantes si necesita conocer la variedad de artículos.

Alguicidas o antialgas (aguas verdes). 

Aun llevando un correcto control del agua de tu piscina y teniendola desinfectada, pueden aparecer algas. Esto se debe a residuos químicos o a que normalmente tenemos plantas o árboles alrededor de las piscinas, lluvias, cambios de temperatura, etc. 

Recomendamos tratar este problema cuanto antes, ya que es muy difícil eliminar las algas con el tiempo. 

Es recomendable añadir semanalmente productos alguicidas. Para más información, acceda a la sección de antialgas en nuestra tienda online.

CLORACIÓN SALINA

Llegamos a una parte importante. Cada vez son más los casos de cloración salina y tienen un mantenimiento de una piscina especial. Si ese es tu caso sigue leyendo. 

La cloración salina consiste en un proceso mediante el cual se añade sal común (cloruro sódico) al agua de la piscina y, mediante un equipo eléctrico (clorador salino) se separan el cloro y el sodio.

Este cloro desinfecta el agua y vuelve a combinarse con el sodio, repitiendo este ciclo de manera indefinida. Además, habrá que incorporar un medidor-controlador de pH.

Este tipo de piscinas es una de las más cotizadas, puesto que no necesita sustancias químicas para su mantenimiento. Tiene diferentes ventajas como menos irritación y enrojecimiento de ojos, menor sequedad de la piel, etc. 

Si necesita más información, puede contactar con nosotros para obtener más detalles y conocer los mejores equipos de cloración salina.

FILTRADO DEL AGUA 

Es tan importante el tratamiento químico como el tratamiento físico del agua, ya que para que el desinfectante cumpla con su función, la piscina debe tener unas condiciones de filtración óptimas.

El aire arrastra hojas, suciedad, los bañistas y el entorno puede ayudar a generar bacterias, virus, etc. Es necesario eliminar todo esto con la ayuda del sistema de filtración.

La función del filtro es retener las partículas de suciedad manteniendo el agua transparente. Es imprescindible tener el filtro en buenas condiciones y que todo el volumen de agua sea filtrado al menos una vez al día.

PROGRAMA DE MANTENIMIENTO

Es importante tener el nivel del agua correcto. Siempre que se añada agua nueva a la piscina, deberá analizar los valores de cloro y pH. También es recomendable que ante cualquier amenaza de lluvia se deberá aumentar el nivel de cloro y clarificante.

Mantenimiento diario.

  1. Analice el pH del agua y ajustelo entre los valores de 7,2 y 7,6. Con ayuda de un reductor o incrementador de pH.
  2. Analice el nivel de cloro libre o bromo (según trate su piscina): el cloro debe estar entre 1-2 ppm y el bromo entre 2-4ppm.
  3. Limpie el agua de hojas así como de insectos depositados en el agua.

Mantenimiento semanal.

  1. Limpie los skimmers y cepille las paredes del vaso.
  2. A continuación, pase el limpiafondos.
  3. Realice un contralavado del filtro y limpie el prefiltro de la bomba.
  4. Reponga las tabletas de cloro en los skimmers o en el dosificador.
  5. Utilice el producto de mantenimiento para prevenir la aparición de algas y un clarificador para disfrutar de una piscina con agua totalmente cristalina y transparente. 

HIBERNACIÓN

Para comenzar con este tratamiento debemos ajustar el pH con un reductor o incrementador de pH entre 7,2 y 7,6 y realizar una cloración de choque (15 g por cada metro cúbico de agua) con la temperatura del agua por debajo de 15ºC.

Dejar en funcionamiento el filtro y transcurridas 24h añada el invernador. Este proceso estabiliza el agua para evitar el crecimiento de algas, nacimiento de insectos, microorganismos, etc.

Analice el agua para comprobar que tiene los niveles de pH entre 7.2 y 7.6, en caso contrario ajústelo con un reductor o incrementador de pH y deje en funcionamiento el filtro durante 8 h y conseguir una perfecta distribución del producto en el agua.

Por último, realice una limpieza del filtro con un Desincrustante para filtros. No olvide hacer un contralavado y enjuague después de la limpieza y cubra la piscina con un cobertor.

Consulte las medidas a tener en cuenta a la hora de usar productos químicos en nuestro artículo del blog.

¡Esperamos que le haya sido de ayuda! Quedamos a vuestra disposición para cualquier duda o comentario, nuestro equipo de expertos le asesorará para poder disfrutar de una forma segura y cómoda de su piscina.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email